7/7/16

ETIQUETAS, NIÑOS Y ALIMENTACIÓN

Últimamente las redes sociales van llenas hablando sobre niños y veganismo. Un tema que parece que se está poniendo de moda por el simple hecho de unos cambios en la alimentación familiar.
Decir que ser vegano o vegetariano no es tener déficits en la alimentación, sólo hay que estar bien informado y aplicarlo a tu situación familiar.

No soy de etiquetas, por eso no me considero una estricta vegetariana ya que en ocasiones si comemos pescados y huevos. Pero decir que el dejar de comer carne me ha sentado de maravilla. Siempre estaba con malas digestiones, y pesadeces de estómago nada más comer. El incorporar nuevos hábitos en mi/nuestra alimentación está siendo para bien.

No hay que olvidar, como decía más arriba, que ya que no comemos carnes ni tomamos leche/lacteos (de vaca), esos nutrientes que nos aportan dichos alimentos los tenemos que conseguir de otros.
¿Pero cuáles? La proteína nos la aportan el pescado, la quinoa, el tofu, el seitán, las legumbres y la chía, y seguro que me olvido alguno. 
Y la vitamina B12 la encontramos en los huevos, el pescado y en algunos vegetales. 
Luego está la pregunta del millón: ¿y si tus hijos no beben leche cómo consiguen el calcio y la vitamina D?.
Mi hijos toman muchas semillas, legumbres y vegetales. Y por descontado toman el sol.
Pero claro, en el caso de ser vegano al no tomar nada procedente de los animales, hay que suplementarse con vitamina B12 para que no haya carencia.

Sólo digo que las noticia deberían de dar la misma importancia a niños obesos o con colesterol alto, porqué es igual o más grabe encontrarse en una familia a algún pequeñín con alguno de estos problemas. Dado que el daño al organismo es igual de perjudicial: carencia de salud.

Y al respeto de los de nuestra "manera de comer", decir que yo a mis hijos no les impongo nada, sólo les enseño pautas y buenos hábitos alimenticios. Ya que eso es lo que a mi me hubiera gustado, que mis padres me hubieran enseñado a que no comer carne también es sano, y a conocer una forma distinta, y no por eso con déficit de nutrientes esenciales, de comer y estar sano.
La verdad es que mi familia no me lo está poniendo nada dificil, ya que para empezar mi hijo nunca ha sido nada carnívoro, y mi hija le gusta alimentarse con conciencia. Y que decir de mi marido, sólo ve que el no comer toxinas cárnicas es súper beneficioso para la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario