2/10/15

NUESTRA "OPERACIÓN PAÑAL" (PARTE 2).

Después de leer varias "operación pañal " y saber que la paciencia, la constancia etc... no deben faltar, creo que la nuestra es algo diferente al resto.
Por descontado es sabido que cada niño tiene un ritmo biológico distinto al intentar sobre llevar la retirada del pañal y que el que vaya o no a la guardería, creo que también es un punto a favor respecto al aprendizaje.
Por estos dos principales motivos creo que la de mi hijo, es y será bastante dura o esa es la sensación que a priori tengo. 
Como ya os conté en esta entrada el verano pasado empezamos con la familiarización de la caca y del pipi a través de ese cuento. La cosa no llegó a más dado que no veía preparado a mi hijo, aunque tuviera 2 y medio prácticamente.
Unas semanas más tarde decidimos comprarle este adaptador de wc para irlo sentando de vez en cuando y que se fuera familiarizando con la sensación de hacer algo.
No parecía que el asunto le interesase mucho, la verdad, pues eso de saber que bajo su culo un agujero hondo y azul podía tragarse algo... vamos que nada de nada. Eso sí, el tirar de la cadena estaba muy bien.

En fin, que el verano pasó y mi hijo no era, para nada, autónomo de sus necesidades, así que lo dejé estar jugando con ventaja ya que hasta el septiembre próximo no empezaría el colegio.

Llegado junio de este año empezó a pedir y a hacer algún pipí sentado en el wc, y pensé que por qué no comprarle un orinal, así en cuanto notase la sensación podría sentarse él solo. Eso sí, como su madre que soy, me dije a mi misma  : uno baratito que me temo que no lo utilizará mucho. Y así fue.

Por supuesto en la primera semana hubo varios escapes en casa.

Y aquí viene lo diferente de la historia : para nada quiere sentarse en el adaptador ni en el orinal, pide un pañal para hacerlo todo. Con la peculiaridad de que cuando acaba avisa y se le vuelve a poner su ropa interior. Por supuesto lo hemos respetado y lo seguimos haciendo. Creo que no es un retroceso en su aprendizaje, por que él sabe perfectamente donde hay que hacerlo, pero se siente más seguro haciéndolo así. Pienso que obligarlo es injusto y que llegará el día en que decida no llevarlo.










5 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, tienes razón porque llegará el día en el que te diga que quiere ir a wc. pero de momento no le agobies que ya la vida es lo suficiente dura como para preocuparnos por pequeñeces. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comprensión, porqué es un tema que parece que tiene una edad...en fin.
      Mil besos!

      Eliminar
  2. Cada niño lleva su ritmo, igual en menos de lo que te imaginas lo tienes ya haciendo pipí en el wc. Yo tuve suerte con la mía, ha habido escapes, pero más ahora, con las regresiones dichosas por los cambios en la guardería que otra cosa.
    un abrazo y ánimo

    ResponderEliminar
  3. Buff qué difícil es esa etapa, nosotros estamos en ella!!!
    El nuestro no quería saber nada del orinal, y cuando vi que le hacía gracia ir a hacer algún pis al orinal aproveché el tirón, pero hasta hace unos días no avisaba nunca y claro, hay que llevarlo al lavabo cada media hora como mucho. En fin, ahora parece que alguna vez avisa, pero esto es complicado, es cuestión de tener paciencia y dedicación.

    ResponderEliminar
  4. Cada peque es un mundo, no hay prisa tienen tiempo, la vida ya va demasiado deprisa alrededor de ellos. Yo el mayor tenía 2 años y 4 meses se quitó todo de golpe de día y de noche. En cambio con el peque por el día genial con 2 años y 5 meses, no avisa se va solo, me lo encuentro en un árbol haciendo jaja pero por la noche tiene q llevar porque no retiene casi nada y ya tiene 3 y medio.

    ResponderEliminar