10/7/15

CUANDO CRIA UN PADRE.

De todos es sabido que el amor de una madre hacia un hijo es incondicional y poderoso. Eso no lo duda, ni cuestiona nadie.
Pero... ¿y el poder del amor que siente el padre, qué pasa con eso? 
¿Es que un padre no siente, no padece o no ama?

Porque claro, cuando se separan las parejas, en un porcentaje altísimo, encontramos que son las madres las que piden y/o acuerdan que los hijos vivan con ellas. Hablo de separaciones "normales", dejarse de querer, etc...
Pero, ¿y los padres de esos pequeños o no tan pequeños, es que no serían capaces de sacar a delante a sus hijos sin que una fémina les acompañase en ese camino?. Mi respuesta es sí.

El que unos padres se separen y se decida que el hijo o hija viva con el padre en vez de con la madre, es que en realidad la madre ve que la situación es poderosa y el bienestar de su pequeño es estar en mejores condiciones de las que ella puede encontrarse en el camino. 

La responsabilidad es la misma tanto sí te cría un padre como sí te cría una madre, porque las aventuras paternales vs. maternales son idénticas : colegio, ropa, cocina, plancha... Porque todo ello no tiene mayor magnitud, ya que un padre es grande de por sí, si te cría y te quiere sin cuestionar. La importancia se la da el que no sabe ni entiende la situación.

¿Y la conciliación familiar-laboral? Pues lo mismo que si se vive con la madre : canguros / abuelos, porque ellos son los que se encargan de conciliar con el niño en horarios no escolares.

Pretender desigualar la responsabilidad que tiene una madre a la de un padre hacia su hijo es una barbaridad. Ya que a un hijo no se le puede enseñar que su padre es inferior en el tema de "saber criar con amor". Un padre siente, padece y quiere. No hay que ponerlo en duda.

Y, porque no, quizás el mérito es mayor si vives con tu padre y él lo hace todo : cocina, prepara, limpia, educa, enseña... Vamos, un larguísimo etcétera que a una madre ya se le da por hecho que sabe por sólo serlo.

A todo esto no hay que restar que, normalmente, una madre es una madre y las circunstancias son las que son, porque la vida te enseña a sobrellevarlo sin rencor. El querer es obvio por muchos baches o motivos que se hayan visto en el camino.













5 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en que los padres sienten y quieren igual que las madres pero no en el comentario: "quizás el mérito es mayor si vives con el padre y lo hace él todo" porque aquí estamos yendo a los típicos machismos de nuestra maravillosa cultura. Las cosas de casa son tanto de padres como de madres y el mismo mérito tiene si te cria tu padre y las hace él, como si te cría tu madre y las hace ella, porque no por ser mujeres tenemos obligación de hacerlas, ni las hacemos mejor, que hay hombres que saben hacerlas mejor que algunas mujeres.

    Toma rollo que he soltado..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que quizás el comentario suena machista un poco sexista, pero este relato realmente es una experiencia propia y así es como lo viví.
      Un saludo!

      Eliminar
    2. Guapa, no lo he dicho a malas, eh! Cada cual lo cuenta como lo vive y si es vivencia pasada tuya, entonces estoy de acuerdo, porque antes no era igual que ahora, estaban todos mas educados en el machismo. Un besazo

      Eliminar
  2. Hola¡
    Es interesante encontrar un artículo que se centre en la capacidad de los padres para la crianza.
    En la Ciudad de México, donde los padres solían ser ausentes, está viendose un cambio en los hombres más jóvenes, quienes asumen con equidad y responsabilidad su labor de crianza. Aun así, sigue haciendo falta mucho trabajo.
    En terapia de pareja, buscamos sensibilizar a los padres cuando hay una separación, de lo importante que es mantener su rol de padres responsables aun cuando ya no estén con la pareja.

    ResponderEliminar