3/1/15

A CADA CUAL SU RITMO.

Dicen que cada niño es un mundo, y que razón. No hay dos iguales, aunque se parezcan o sean hermanos. Cada cual es distinto, con su personalidad, su carácter y crecerá a su ritmo y actuará según vaya aprendiendo.


Entre los 24-36 meses:
Cada niño tiene su ritmo de crecimiento y como tal hay que respetar su madurez en toda la amplitud de su crecimiento : juego, habla, control de esfínteres...
Sí, ya sabemos que nosotros somos su bastón de apoyo, su seguridad ante nuevos acontecimientos y nuevos retos, pero la máquina no se puede forzar para que trabaje como las demás. Todo aprendizaje necesita un proceso que poco a poco tendrá su recompensa : ya sea vocalizando casi a la perfección, encajar un puzzle sin dudar, reducir rabietas o ir al baño sin escapes durante varios días seguidos.
Que feas son las comparaciones y más entre hermanos. No podemos pretender que el segundo haga, juegue o aprenda a caminar en el mismo mes que lo hizo el primogénito. Cada cerebro es distinto y cada niño aprende, dentro de unos márgenes, a su ritmo siendo indiferente el sexo.
Hay que respetar sus ritmos, no forzar y no reñir. Este último no hará seguir, sinó retroceder y añadir más miedos a los nuevos retos aprendidos.
El aprendizaje siempre esta presente en nuestras vidas y la mayoría de veces nos sorprende cuando llega al igual que a ellos. Todo queda en el recuerdo y para compartir, así que, disfrutemos de los momentos y de los progresos de nuestros hijos, que el tiempo vuela y crecen demasiado rápido.

11 comentarios:

  1. Cuánta razón. No hay que presionar a los niños ni tampoco agobiarse sino respetar su tiempo y ritmo. No entiendo qué prisa tenemos a veces. Antes no es necesariamente mejor. Un besote

    ResponderEliminar
  2. Bufff totalmente deacuerdo... es algo contra lo que hay que luchar siempre. Las típicas preguntas "y ya anda?", "qué palabras dice?", "todavía tiene chupete"?... qué poco se respecta el ritmo de cada persona, y cuánta competencia y prisa sin sentido...

    ResponderEliminar
  3. Lo del ritmo es verdad, yo lo estoy aprendiendo a marchas forzadas. La verdad es que mi hijo mayor en la mayoría de las cosas era de un desarrollo de libro, a veces incluso un pelín adelantado, pero el pequeño es otro cantar. Ya me habían advertido que, al ser prematuro, iba a ir todo más despacio. De hecho, vamos a rehabilitación dos veces a la semana para estimular su desarrollo y a veces tengo que recordarme que cada niño lleva su ritmo y este más aún, que no importa lo que digan las tablas, que si con nueve meses aún no se voltea o no se sienta, todavía no hay que preocuparse, que ya llegará. Aunque debo reconocer que a veces se hace cuesta arriba, ver a otros peques ´hacer cosas que él aún no puede o que me pararan por la calle para preguntarme que si era recién nacido y en realidad iba para los cinco meses.

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto!. A mi siempre me preguntan por los avances de mi bebé, en estos dias me preguntaron que palabras decía y mi esposo y yo al mismo tiempo respondimos, el: esternocleidomastoideo y yo: supercalifragilisticoespialidoso, y nos echamos a reír. Es agotador que cuentes algo de tu peque y en medio de la oración esta un igual mi hij@, el mio antes, pero la mía además, y blah blah blah.
    Mi bebé aun tiene 18 meses, pero soy consciente de que a los 24 meses habrá alcanzado algunas etapas de libro y otras sencillamente aun no. Cada uno a su ritmo, ya crecerán!

    ResponderEliminar
  5. Cada uno a lo suyo, hay niños que desarrollan antes unas cosas que otras pero al final todos acaban pasando por las mismas etapas aunque sea en distinto mes de vida. No me gustan las comparaciones, tal vez por que soy la quinta hija y de pequeña me comparaban con mis hermanos hasta en el colegio. Hay que dejarles crecer con su propia personalidad. Besos!

    ResponderEliminar
  6. No sé que manía tiene la gente de querer que los bebés y niños hagan cosas que aún no pueden hacer, cuando Rosquis gateaba, me decían que cuándo caminaría. Incluso mi suegra ya me presiona para que el verano que viene comience a dejar el pañal con sólo 18 meses. Unos amigos tienen un niño de 30 meses que aún no lo ha dejado y es un niño sano, feliz y muy inteligente. Así que, cada uno a su ritmo y que nadie les estrese ni nos estrese a los padres. besitos y que os traigan muchas cositas los Reyes!

    ResponderEliminar
  7. Muy cierto se han de respetar los ritmos de cada uno. Hay niños que avanzan muy rápido y otros más lentos. Las comparaciones entre hermanos lo peor aunque a veces resulta difícil no hacerlo. Feliz finde y feliz noche de reyes. Besos

    ResponderEliminar
  8. Claro que sí, cada uno a su velocidad. Una amiga tiene mellizos y ni siquiera así fueron a la vez, al chico le cuesta todo un poco más, pero claro, tienen caracteres totalmente diferentes. Hay niños que no caminan porque gateando llegan a todo, y otros que corren y no gatean. A mí la verdad es que me da tanta pena que pase el tiempo que me da igual el ritmo. Besos!!

    ResponderEliminar
  9. Cada uno tiene su ritmo. Te he nominado a un premio, pásate por mi blog http://cosmeticadelos.blogspot.com.es/2015/01/premio-best-blog_5.html
    Feliz año nuevo!! Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo, cada uno lleva su ritmo y hay que respetarlo. ¿Acaso somos todos iguales? Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa, tambien he sido nomindada al premio best blog, asi que por aqui me quedo siguiendote
    un besazo
    http://mirincondequitaypon.blogspot.com.es

    ResponderEliminar