3/6/14

MÁS VARIEDAD Y MENOS CANTIDAD.

¿Hasta que punto se puede medir el hambre?
Entiendo como hambre la sensación de ganas de comer un alimento, ya sea dulce, salado o picante.
Entonces, ¿por qué ese empeño en que nuestr@s pequeñ@s se ACABEN TODA LA COMIDA DEL PLATO ?.
¿Realmente eso hará que estén más sanos?.
¿Realmente tú serás más feliz si tu hij@ se ACABA TODA LA COMIDA DEL PLATO a la hora del almuerzo o la cena?.
¿Realmente dejará de ser LA REINA DE LA CASA SI NO SE ACABA TODA LA CALABAZA?.

Los adultos no siempre tenemos la misma hambre, ni nos apetece comer cada día lo mismo. Con esto quiero decir que en la variedad está el gusto.


Si les ofrecemos a nuestr@s pequeñ@s una variedad de frutas de colores, verduras (no siempre al vapor), carnes y pescados con guarniciones varias, quizás no habrá que recurrir a eso productos CARÍSIMOS (de farmacia) que nos hacen creer que son milagrosos y que nuestr@s hij@s no estarán falt@s de ninguna carencia alimentaria (minerales, vitaminas, proteinas...)
Por supuesto no me olvido de l@s pequeñ@s que les cuesta comer (o no quieren) y que sus padres lo pasan fatal en esas "HORAS LARGAS" y que por más que jueguen, hagan volar aviones o l@s entretengan con infinidades de historias no comen.
Y, claro, me diréis que como yo no he tenido ese problema con los mios, no puedo entender lo duro que es que un  hijo no coma. Por supuesto que lo entiendo, pero a las que no entiendo son  a las grandes marcas farmacéuticas (llamémoslas así) que se lucran con ese "problema familiar", el que creo que poco a poco puede tener solución sin tener que llegar al FAMOSO BATIDO.
Por supuesto cada madre y/o padre es libre de darle a su hij@ aquello que crea que es lo mejor (sólo faltaba), esta sólo es una opinión personal y como tal puede ser distinta a la tuya.

6 comentarios:

  1. Mi mayor come mal, pero aún así a lo que recurro es a los licuados por la noche, un megazumo que le cuesta horrores beberse, a pesar de estar buenísimo!pero hay que hacerles caso :)

    ResponderEliminar
  2. Me cuesta creer que algunas mamás estén tranquilas donde el famoso batido a sus hijos y se dejen comer el coco con la publicidad. Estoy de acuerdo con todo lo que dices..un ssludo

    ResponderEliminar
  3. Yo también creo que hasta en el peor de los casos siempre hay alternativa, mi hijo es un horror para la comida, así que hay que tirar de imaginación a lo grande, y aunque cuesta, poco a poco se consigue que lo vaya probando todo, después está claro que al igual que a nosotros todo no le puede gustar, como siempre toca tirar de estrategia.
    Saludazo¡¡

    ResponderEliminar
  4. Este tema es delicado, porque mi hijo mayor a veces no quiere comer y eso me mortifica bastante le hago muchas variedades de platillos sin embargo a veces solo prueba lo que le gusta 😰

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente creo que lo importante es que vayan probando los alimentos poco a poco y no exigirles que se lo acaben todo (creo que eso es un error).

      Eliminar
  5. Buen tema Wapa!. Yo hablo desde mi propia experiencia como mala comedora (cuando era pequeña pq ahora coo piedras). Yo no comía porque no tenía hambre. Comía como un pajarito decía mi madre. Así que aunque mis niños tiene buen comer, si algún día no comen, no les fuerzo, ya comerán más después o mañana. Y cuando sean mayores, seguro que son excelentes comedores, Cuántos niños han estado ya en restaurantes estrella Michelin?
    Te cojo el tema... y le doy una vuelta. Besosss

    ResponderEliminar